Lo que debes saber de las mascarillas caseras

A finales de 2019, surgió un nuevo coronavirus en China. Desde entonces, se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Este nuevo coronavirus se llama SARS-CoV-2, y la enfermedad que causa se llama COVID-19.

Mientras que algunos enfermos de COVID-19 tienen una enfermedad leve, otros pueden experimentar dificultad para respirar, neumonía e incluso insuficiencia respiratoria.

Los adultos mayores y las personas con problemas de salud subyacentes son los que corren más riesgo de contraer una enfermedad grave.

Es posible que últimamente haya oído hablar mucho del uso de mascarillas para prevenir infecciones. De hecho, un estudio reciente reveló que las búsquedas en Google relacionadas con las mascarillas se dispararon en Taiwán tras el primer caso importado del país.

Entonces, ¿son eficaces las mascarillas y, en caso afirmativo, cuándo hay que usarlas? Siga leyendo para conocer las respuestas a esta y otras preguntas.

¿Cuáles son los tres tipos principales de mascarillas?

Comprar mascarillas higiénicas es una opción más, pero cuando se oye hablar de mascarillas para la prevención del COVID-19, generalmente se trata de tres tipos

  • mascarilla casera de tela
  • mascarilla quirúrgica
  • respirador N95

Exploremos cada una de ellas con un poco más de detalle a continuación.

Mascarillas caseras de tela

Para evitar la transmisión del virus de las personas que no presentan síntomas, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan ahora que todo el mundo utilice mascarillas de tela, como las mascarillas caseras.

La recomendación es para cuando se esté en lugares públicos en los que sea difícil mantener una distancia de 2 metros con los demás. Esta recomendación se suma al distanciamiento físico continuo y a las prácticas de higiene adecuadas.

Las recomendaciones incluyen:

  • Usar máscaras faciales de tela en lugares públicos, especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa, como tiendas de comestibles y farmacias.
  • No ponga mascarillas de tela a los niños menores de 2 años, a las personas que tengan problemas para respirar, a las que estén inconscientes o a las que no puedan quitarse la mascarilla por sí mismas.
  • Utilice máscaras faciales de tela en lugar de mascarillas quirúrgicas o respiradores N95, ya que estos suministros críticos deben reservarse para el personal sanitario y otros socorristas.
  • Los profesionales sanitarios deben extremar las precauciones cuando utilicen mascarillas caseras. Estas mascarillas deben usarse preferentemente en combinación con un protector facial que cubra toda la parte delantera y los lados de la cara y se extienda hasta la barbilla o por debajo.

NOTA: Lave las mascarillas caseras de tela después de cada uso. Al quitárselas, tenga cuidado de no tocarse los ojos, la nariz y la boca. Lávese las manos inmediatamente después de quitársela.

Beneficios de las mascarillas caseras

Las mascarillas de tela se pueden hacer en casa con materiales comunes, por lo que hay un suministro ilimitado.
Pueden reducir el riesgo de que personas sin síntomas transmitan el virus al hablar, toser o estornudar.
Son mejores que no usar ninguna mascarilla y ofrecen cierta protección, especialmente cuando es difícil mantener la distancia física.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*