Cómo elaborar un testamento

La idea de hacer testamento suele ocasionar muchos prejuicios. Sin embargo, hacer testamento es un proceso relativamente sencillo que, tarde o temprano será necesario llevar a cabo. Afrontar el hecho de cara puede evitar muchos problemas judiciales y discusiones familiares.

Una vez tomada la decisión será necesario buscar el asesoramiento de una persona que indique al testador el documento que mejor se adapta a su situación.

Cómo hacer tu testamento

Lo únicos requisitos necesarios a la hora de testar son haber cumplido los catorce años y acudir a un notario con el Documento Nacional de Identidad sin caducar. Elaborar un testamento cuesta alrededor de unos 36.06 euros y permite dejar por escrito la última voluntad y repartir los bienes como se desee.

Posibilidad de rectificar

Además, se ofrece al testador la oportunidad de indicar quién desea que se haga cargo de la tutela de sus hijos en caso de fallecer él y su cónyuge o de nombrar al encargado de administrar el patrimonio entre otras variadas posibilidades. Este útil documento cuenta con la ventaja de poder revocarse tantas veces como se desee.

El testamento se hace generalmente de forma individual aunque en algunas comunidades existe la posibilidad de que el matrimonio lo redacte conjuntamente. Es lo que se conoce como testamento mancomunado.

Herederos

Existen varias clases de testamentos diferentes, dependiendo de si el documento es redactado por un notario o por el propio testador. De cualquier forma, uno de los aspectos más importantes que se deben tener en cuenta a la hora de redactar un documento de estas características es que existan unas normas legales que no pueden ser transgredidas bajo ningún concepto y que son estipuladas por los herederos legítimos de la herencia.

Todas las personas tienen la autoridad suficiente para repartir los beneficios que han logrado a lo largo de sus vidas como de acuerdo a su voluntad. Pero, aunque parezca injusto, nadie puede disponer del patrimonio que tiene a su antojo.

La Ley reconoce como herederos legítimos, en primer lugar, a los descendientes, es decir los hijos; a continuación, a los ascendientes (padres y abuelos); y por último y, en caso de fallecimiento de descendientes y ascendientes, al cónyuge.

Sin testamento

Los hijos tienen la obligación de heredar, tal y como establece la Ley, dos terceras partes del patrimonio que su padre ha dejado en herencia. En algunas autonomía los descendientes les corresponden cuatro quintas partes de los bienes que sus progenitores han reflejado en el documento.

Si el testador no ha tenido hijos, se consideran herederos legítimos los ascendientes, y como tales recibirán un tercio de la herencia. En el supuesto de que no exista cónyuge o haya fallecido, les corresponden a los hijos la mitad de los bienes declarados en el testamento.

No obstante, hay ocasiones en las que los herederos se encuentran ante la situación de que el fallecido no ha dejado testamento. En este caso, deberán recurrir a la declaración de herederos en la que se plantean dos posibilidades. Por un lado, si los herederos son descendientes, ascendientes o cónyuge realizarán la declaración de herederos mediante acta notarial que será levantada por un notario. Si no entran en ninguna de las tres categorías anteriores deberán actuar a través de un procedimiento judicial.

Coste de la herencia

De todas formas, sea cual sea la situación de los herederos, recibir una herencia implica un desembolso de dinero bastante importante. Quienes quieran cobrar la herencia que les ha sido legada deberán correr con una serie de gastos derivados de la gestión notarial, registro, etc.

Los herederos legítimos deberán abonar lo que se conoce como impuesto de transmisiones, excepto en el País Vasco donde están exentos de este pago. Por su parte, los no legítimos tendrán que pagar lo que se ha llamado Impuesto de Sucesiones, un impuesto progresivo que aumenta dependiendo de la cuantía a la que se eleve la herencia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*